El Dios de las Artes Marciales Chinas – Kwan Kung

noviembre 20th, 2007 by | Print

Su apellido es Kwan, su primer nombre es Yu, y el segundo nombre es Yuing Zhang.

Kung es  el título que se da a las personas que se respeta mucho.

Kwan Kung nació en el año 162 y vivió hasta el 220 de nuestra era.

En esa época China estaba dividida en 3 países. Él era general en Shu, uno de los 3 países.

Para la cultura milenaria china él representa la fidelidad, la rectitud, el prestigio, la sabiduría, la bondad y el valor. Por eso él es la imagen de la ética, la moral y el ideal de persona.

En las religiones de china como el budismo, taoísmo, confusionismo, él es una deidad. Es la figura del espíritu de China, por ser grande, fuerte, recto.

Por sus hazañas heroicas hay  muchas historias que cuentan su vida.

Cuentan que alrededor del año 185, cuando china no existía todavía como país y estaba dividido en 18 reinos dentro un imperio, uno de los ministros del emperador se reveló y mandó a un general a que matara al emperador, para tomar su lugar. Ese general se enfrentó con todos los demás generales y los venció.  Se reunieron los 18 jefes de los reinos y formaron un gran ejercito y  preguntaron si alguien podía vencerlo. Nadie contestó. Desde lejos un soldado dijo que él podría. Todos rieron en el lugar ya que ningún general se animaba a enfrentarlo y él que era un simple soldado creía que podría matarlo. El presidente de la junta le pidió que se acercara y le ofreció un vaso con una bebida de alcohol caliente, para levantar su valor para ir a enfrentar al general rebelado. Pero no aceptó beber, dijo que tomaría cuando lo haya vencido y salió corriendo. Unos minutos después volvió con la cabeza del general rebelde, la arrojó al piso, y bebió del vaso todavía caliente.

Desde ese momento se hizo famoso, por su valor.

Tiempo mas tarde, por el año 200 aproximadamente, debido a las constantes guerras se separó de su hermano y perdió su ubicación. Pero juró que lo encontraría, y que cuidaría de sus cuñadas hasta que se reunieran. Por este motivo permanece en la ciudad. El ministro del emperador, quien había sido el presidente de la junta de los 18 reinos y lo conocía y sabia de su valor y lealtad, le entregaba propiedades, oro y todo lo que necesitara para que estuviera a gusto. Sabía que cuando supiera donde se hallaba su hermano iría en su búsqueda. Entre los obsequios que le hizo le entregó un caballo grande y fuerte, el más rápido de todos, para que cuando fuese al encuentro de su hermana pueda llegar en menor tiempo. Kwan Kung sentía el deber de retribuir los favores del ministro hasta conocer la ubicación de su hermano y poder ir en su búsqueda.

Entre tanto el jefe de otro reino reunió a su ejercito y decidió invadir la ciudad para asesinar al emperador y tomar el poder. Contaba con 2 generales muy famosos por su fuerza y rudeza, a quienes nadie podía vencer. El ministro habló con Kwan Kung y le pidió que los enfrentara. Kwan Kung tomó su caballo y salió al encuentro del ejercito. En un solo ataque mató a uno de los generales. Al siguiente día realizó otro ataque y en segundos mató al segundo general, y terminó con la ofensiva y con la guerra.

Por esto el ministro le entregó más dinero y títulos y propiedades. Entre esos obsequios lo nombró marqués, alto funcionario del gobierno del emperador.

Poco tiempo se enteró de la ubicación de su hermano y decidió ir en su búsqueda. Dejó todas las propiedades, obsequios y dinero que había obtenido. Guardó el título de marqués en un lugar seguro y salió con sus cuñadas a buscar al hermano perdido. Viajó más de 1000 km. con su caballo, atravesando 5 reinos que se hallaban en guerra a lo largo del territorio que no lo dejaban pasar. Mató a 6 generales en su camino para atravesar esos obstáculos. En una ciudad antigua encontró a su hermano y le entregó sus esposas.

En otra oportunidad, en una guerra fue herido con una flecha envenenada que se clavó en su hombro. Se sacó la flecha, pero el veneno había alcanzado el hueso. Consultó con los médicos cómo podían curarlo.  Le dijeron que debían operarlo, abrirle el hombro y rasparle el hueso para sacar el tóxico. Sería una operación muy dolorosa, pero no le importó. Se sentó a jugar un juego de mesa con un compañero mientras el medico le abrió el hombro y raspó el hueso con un cuchillo. El sonido del cuchillo en el hueso se escuchaba todo alrededor, pero él no se quejó, bebía y conversaba mientras lo operaban.

Por sus valores él es muy reconocido en la historia de China.

A lo largo de la historia, a través de muchos emperadores fue renombrado y otorgado muchos títulos de nobleza, como “Duque de Fidelidad y Sabiduría”, “Persona Verdadera”, “Emperador del  Cielo, Tierra y Persona”, “Dominador del Diablo”, “Máxima Persona por miles de años”, etc. Se le tiene mucho respeto y fe, y se lo adora como a un dios. En las casas la gente venera su imagen en estatuas o cuadros. Su historia se usa de ejemplo para inculcar valores en la sociedad china.

Se lo nombran como la persona con los valores más altos de la historia.

Su título de nobleza incluye el de marqués, rey, fue nombrado santo, y ahora se le conoce como el  Dios de las Artes Marciales.

El arma Dao larga se hizo famoso gracias a él, porque era el arma que usaba habitualmente. De él viene el nombre de esta arma, Kwan Dao. Es un arma muy importante en la historia de China. Todas las formas de Kwan Dao tienen su origen en él, en sus movimientos.

Su Dao media mas de 2 metros y pesaba 41 kg. Cuando lo usaba generaba una fuerza de más de 1.000 kg.

En china aprendí muchas formas de usar el Kwan Dao, pero la que yo enseño es una forma de Tai Chi, que siento que es la más parecida a la que usaba Kwan Kung.

En estos movimientos se aprovecha la inercia. Los movimientos son continuos, no se cortan. Por el peso del arma es difícil frenarla, por eso cada movimiento se continua con el siguiente. Esta forma de Kwan Dao es la que presentamos en la exhibición El Golpe Del Dragón que se realizó en el Luna Park el 21 de diciembre del 2007.

Para nuestra escuela practicar esa forma de Kwan Dao es una manera de honrarlo y nos sentimos muy orgullosos. Es una manera de mostrar nuestro respeto, admiración y devoción hacia Kwan Kung, el Dios de la Artes Marciales

Comentarios cerrados.