Exponiendo lo autentico del Tai Chi Chuan II

julio 29th, 2007 by | Print

La armonía y la unión son interdependientes.

La unión es necesaria para que haya armonía, entre las dos se retroalimentan, solo así la energía comienza a fortalecerse. Si conocemos las leyes estableceremos un orden, así conseguiremos la armonía. La vida se sustenta en la armonía y la armonía del propio cuerpo es la base para construir esta unión. Sin armonía no hay unión. El Tai Chi Chuan necesita de la unión.

Esto se aplica en la relación entre lo interno y lo externo, los dos funcionan con un mismo objetivo.

Lo principal es la armonía interna. Esta se manifiesta en la transformación externa, y a la vez ese cambio externo influye sobre la esencia interna. Así, sin comienzo ni fin, un ciclo eterno, profundizándose una y otra vez con cada práctica entre los órganos internos y la parte externa del cuerpo. La relación entre lo interno y lo externo a través de la practica se hace más intima, más intensa, más profunda y más clara.

Cada órgano interno se relaciona con un elemento del cuerpo de la siguiente manera: el Pulmón se relaciona con la piel y los vellos, el Bazo se relaciona con los músculos, el Hígado se relaciona con los tendones y los ligamentos, el Corazón se relaciona con los meridianos, las venas y las arterias, el Riñón se relaciona con los huesos y su medula.

Este es el orden más profundo con el que se logra la verdadera conexión entre lo interno y lo externo .

Las mismas leyes que aplicamos previamente, las empleamos para relacionar a la persona con la naturaleza. El cuerpo entero pasa a representar lo interno, y la naturaleza y sus cambios lo externo.

También en este caso la armonía es la clave

Cuando se logra la unión en armonía de las energías del propio cuerpo, puede fusionarse éste con la naturaleza.

Una vez logrado este objetivo la persona se sincroniza en los cambios con la naturaleza.

A lo largo del año, en primavera la energía se dirige hacia afuera (las plantas crecen y florecen, la temperatura se eleva, los días son mas largos). En el verano se expande al máximo. Cuando llega el otoño esa energía se interioriza.Y cuando pasa a nuestro interior, en el invierno, se mezcla con nuestra propia esencia. Para luego empezar nuevamente el ciclo habiéndose purificado. Este es el proceso al que llamamos alquimia.

Comentarios cerrados.